martes, 28 de diciembre de 2010

Veo doble.. ¿será la fiebre?

No sé si te ha pasado alguna vez, pero

¿Verdad que tragar la porquería de otros le llena a una/o?. ¿verdad que aguantar la escena de siempre, la escena donde todos quieren ser protagonistas, hablar por encima del otro, quedar los primeros... le llena a una el buche de algo que no alimenta?. Lo intentas asimilar, lo metabolizas.... pero llega un momento en el que tu cuerpo físico está ahíto y tu cuerpo espiritual, tu alma o como queramos llamarlo, se encuentra tan contaminado que el único modo que tiene de liberarse es poniéndose enfermo. Eso por no saber cortar a tiempo. Por no decir, basta, yo hasta aquí.

A veces creemos que aceptar, consentir, aguantar, nos hace mejores.... buf. Pues a mí lo que ha conseguido es subirme la fiebre, arderme la garganta y dolerme la cabeza.

Un común resfriado, sí.

Dirán algunos.

Una válvula de escape, digo yo.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Pues eso...

¡FELIZ NAVIDAD Y MUCHO MEJOR AÑO NUEVO!

Aunque estoy dejando el blog de lado para atender otros menesteres, no quería dejar que acabe el año sin desearte lo mejor de lo mejor:

Buena compañía
Buenos sueños
Buenas sonrisas
Buen amor
Buenos trabajos
Buenos libros
Buenas músicas
Buenos cariños
Buenos amigos/as
Buena salud
Buenos caminos
Buenos proyectos
Buena Vida

.....
Con mucho cariño.

martes, 23 de noviembre de 2010

Un gran trabajo y una fabulosa idea

Después de varios años de trabajo, de muchas colaboraciones y contactos, nos llega por fin, el resultado de un gran esfuerzo. Podemos, en esto sí, dar las gracias a los inventores de esta herramienta fantástica que es Internet, porque gracias a ella nos llega un regalo como éste.

Para quienes buscamos respuestas, tenemos amigos/as repartidos por el mundo y de una forma u otra estamos en contacto con la cultura, el arte y la historia de diferentes países, esta web que os presento, es un pequeño tesoro al que con suerte y tiempo, irán añadiéndose nuevos datos.

La UNESCO ha puesto en funcionamiento este fondo de archivo BIBLIOTECA dIGITAL MUNDIAL, para que todo el mundo pueda acceder a ciertos datos que de otro modo nos quedarían muyyy lejos. Sólo echarle un vistazo merece la pena.

http://www.wdl.org/es/


miércoles, 10 de noviembre de 2010

Verano de 1961

"Tras un año de análisis,
socorro, socorro
socorro.
Siento que la vida se me acerca
cuando lo único que quiero
es morir.
Grito,
empezaste y terminaste en el aire
pero díme, ¿qué hubo en medio?"

Versos de Marilyn.

Leía este fin de semana acerca de una nueva biografía (otra más) de Marilyn Monroe. Gracias a un montón de efectos personales, poemas y diarios, que la actriz legó en su testamento a uno de sus amigos, sale a la luz ahora una faceta que muchos desconocíamos, acerca de la sensibilidad de esa mujer para el arte o la literatura.
De Goya llegó a decir :" Conozco bien a ese hombre, porque desde pequeña tenemos los mismos sueños".

Icono por excelencia. En una ocasión asistí a una exposición sobre su vestuario, una colección privada de una mujer que adoraba a la actriz. He de decir que sin ser una persona mitómana, cada vez que veo o leo algo de Marilyn, siento atracción y despierta en mí simpatía.

La exposición fue genial.
Y este pequeño retrato que guardo junto al equipo de música, también es genial.

Sorprendente Marilyn. Dulce Norma Jean.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Mandalas

Este día de lluvia ya me ha empapado suficiente. La tarde la pasamos en casa, al "calor del hogar", o de la calefacción, escuchando la lluvia golpear sobre el suelo de la terraza o en los cristales. De hecho, ahora mismo parece que cae el cielo sobre el tejado.

Te digo que me gustaría salir a la calle y mojarme, recibir la lluvia y alegrarme por sentirla, en vez de escapar de ella como hacemos siempre. Je, pero no lo hago, no quiero mojarme... (a ver si entiendes tú eso) o quizá si te diera un ataque de locura, yo te seguiría y lo pasaríamos pipa. Ay, la edad, qué aburridos nos vuelve, porras.

Hoy toca un mandala. Haré mi sesión de meditación y relajación y dormiré después como los ángeles hasta mañana a las 7.30.

Hace tiempo que quería subir un mandala para compartir contigo la belleza de esas figuras y la fascinación que ejercen. En el post anterior subí uno, y ahora subiré otros ejemplos. Hay cientos, miles de ejemplos, y tú puedes hacer los tuyos; es un ejercicio interesante.

Si no sabes de qué hablo, te ofrezco un breve resumen para orientarte:

"En términos religiosos, el mandala representa el área sagrada dentro de la que pueden surgir experiencias espirituales. La experiencia de realizar un viaje espiritual en un lugar sagrado forma parte de una de las principales concepciones religiosas del budismo. Así el mandala es un símbolo de crecimiento espiritual cuyo punto central es la mente. La relación que se establece a través de la contemplación de la geometría del mandala incita a un estado de meditación que ayuda a explorar los rincones de la psique. Los mandalas se describen como diagramas del cosmos en un sentido externo y en un sentido interno como guías hacia prácticas de meditación"

No soy budista, pero me encanta la calma, ¿a tí no?.

Salud y una sonrisa. Con gotas de lluvia.


De la artista israelí Ofira Oriel

viernes, 29 de octubre de 2010

Amor y Muerte

Siempre he creído que lo que une a todos los hombres y mujeres del mundo, son la muerte y el amor. Conceptos, a mi entender, duales además, no antagónicos, como podría parecer en un primer vistazo, sino duales desde el sentido de correspondencia, no son nada el uno sin el otro, uno existe porque existe el otro. Como todo en la vida. Pero ese es otro asunto.

Amor y muerte son parte inherente a todo ser humano, sea rico o pobre, viejo o joven, guapo o feo, listo o tonto, adorable o insoportable... a todo el mundo le llega alguna vez ( o algunas veces) el momento de amar, y a todo el mundo le llega alguna vez el momento de morir.

Yo trato de llevarme bien con ambos. Sé que esto suena difícil de entender, especialmente en el caso de la idea de la muerte, pero es un ejercicio recomendable ese de pararse a pensar de vez en cuando en el fin de esta etapa. La muerte está presente siempre en el transcurso de nuestras vidas, aunque le demos la espalda. Creemos que es algo en lo que no hay que pensar, de lo que no hay que hablar, porque el momento aún queda muy lejos... Y luego, cuando nos ofrece la cara, la miramos con espanto, con tremendo dolor e incomprensión, arrastrándonos la mayoría de las veces por un camino pedregoso del que nos cuesta salir, como si la muerte acabara con todo, con todo el sentido de nuestros días. Y habrá quien diga que precisamente es así, que la muerte es un cuchillo que corta todo lo que encuentra... no puedo menos que compartir eso, sin duda, a la vista de las consecuencias tremendas que nos genera, pero yo tengo además otro punto de vista particular. Punto de vista que he adquirido tras muchas lecturas, conversaciones y sensaciones. Soy de las que piensa que la muerte es un paso más, un cambio de ropa, la vieja por la nueva, como diría el Dalai Lama, y que tras ella seguimos creciendo y avanzando. Me niego a pensar que es el fin de Todo. Y me niego porque es así como siento, me viene de dentro, de una certeza imposible de explicar. No digo que cualquier pérdida de un ser querido haya que tomársela con filosofía y buen humor, nada de eso. Pero sí digo que aplaudiría a quien tuviera agallas de tratar ese tema desde temprana edad, en los colegios. Qué barbaridad, dirá alguien, pues bueno.
Sé que todo esto es fácil de expresar así de cualquier manera, rápido y sin mayores explicaciones.... pero creo que cualquier explicación, por mucho que la extienda, no serviría de nada para quien sigue negándose a mirar a la muerte a la cara y preguntarle sin tapujos “¿y tú de qué vas?”. Es probable que lo que descubra le sorprenda.

Una de las cosas que pienso es que la muerte es tan dura y difícil por el modo en el que nos enfrentamos (enfrentamos, la misma palabra lo dice) a ella.

A una de mis mejores amigas, se le murió la madre hace unos pocos años. Fue una pérdida inesperada y muy dolorosa. Mi amiga tuvo un largo período de desconcierto, desamparo y dolor, hasta tal punto que aún hoy al hablar de ella y recordarla, deja escapar alguna lágrima. Yo sólo puedo abrazarla fuerte e intentar ponerme en su lugar, pensar qué sería de mí sin mi querida madre, a la que adoro. Sería terrible. Y lo digo a pesar de que, como he dicho, trato de llevarme bien con el concepto de muerte. A pesar de ello, sería terrible. ¿Y entonces?. Entonces es por eso que digo que ojala nos enseñaran a mirar a la muerte de otro modo, a prepararnos de algún modo para ella, a recibirla como recibimos el resto de cosas de la vida, porque es la vida que estamos haciendo, la que tenemos, la que somos, la que nos enseña, la que disfrutamos y sufrimos. Simplemente porque es Vida.

Porque es Amor. Amor es Vida.

Eros y Tánatos, al fin y al cabo.

Y como decía, con el amor también trato de llevarme bien. Con ese es más fácil, claro. Hay veces que me doy cuenta que estoy amando a alguien a quien no conozco; por una mirada, por unas palabras, por un proyecto, por un gesto en la calle, por un deseo... qué sé yo... hay mil razones para amar y todas buenas. Porque amar es salud, y si es correspondido, es una de las experiencias más maravillosas.

Por cierto, yo siempre he dicho que se muere un poquito cuando se pierde el amor.

Sobre Eros hay textos hermosos, por ejemplo: En el pensamiento griego, es una deidad primordial que encarna no sólo la fuerza del amor erótico sino también el impulso creativo de la siempre floreciente naturaleza, la Luz primigenia que es responsable de la creación y el orden de todas las cosas en el cosmos. En la Teogonía de Hesíodo, el más famoso de los mitos de la creación griegos, Eros surgió del Caos primordial junto con Gaia, la Tierra, y Tártaro, el Inframundo. De acuerdo con la obra Los pájaros de Aristófanes, Eros creció rápidamente a partir de un huevo puesto con la Noche, quien lo había concebido con la Oscuridad.

Sobre Tánatos encontramos cosas como: En la mitología griega, Tánatos era la personificación de la muerte no violenta. Su toque era suave, como el de su hermano gemelo Hipnos, el sueño. Era una criatura de una oscuridad escalofriante. Homero y Hesíodo le hacían hijo de Nyx, la noche, y gemelo de Hipnos, insinuando que ambos hermanos discutían cada noche quién se llevaría a cada hombre, o que el Sueño anulaba cada noche a los mortales en un intento de imitar a su hermano mayor. Desempeña un papel pequeño en los mitos, pues quedó muy a la sombra de Hades, el señor de los muertos.

Y para terminar, unas curiosidades sobre el Amor y la Muerte:

No se puede abordar el tema del Eros sin mencionar «El Banquete» de Platón. De este texto memorable, el autor destaca dos de los discursos, el de Aristófanes y el de Sócrates. Del primero se desprenden al menos tres enseñanzas: 1. Que la fuerza del eros derivaría de la añoranza que siente el amante por la amada, o viceversa, puesto que en un pasado remoto sus cuerpos habrían estado unidos, para ser violentamente separados por Zeus. 2. El amor consistiría en una búsqueda y eventual reconocimiento de esa «otra mitad». 3. Este reconocimiento ocurriría a través de un symbolon, una suerte de contraseña que nos dimos los humanos unos a otros antes de ser separados.

Por otro lado, en el ámbito de la psicología y la psiquiatría, Sabine Spielrein y sobre todo Sigmund Freud contrapusieron, al instinto de vida, el impulso o instinto de muerte. Sin embargo, filósofos como Hegel y Heidegger han concebido la muerte como parte esencial de la vida. En orden a profundizar el contexto vida (o amor) y muerte, el autor procede a analizar el famoso poema de Goethe, «Selige Sehnsucht» («Feliz anhelo»), donde postula su famoso principio del Stirb-werde (muere para llegar a ser), poema inspirado en el amor de la mariposa por la llama, que significará su muerte.

domingo, 24 de octubre de 2010

Una o muchas historias?

Mientras escuchaba a esta escritora nigeriana dar su discurso, y hablar de la importancia, de la necesidad de no clasificar a un pueblo, a un país por una sola historia, me iba acordando de otro tiempo en el que tuve ocasión de trabajar en Bangaldesh y de donde volví con la cartera llena de momentos e historias, precisamente, que poco o nada tenían que ver con la información tan sesgada que tenemos con respecto a algunos (por no decir todos) los países en vías de desarrollo. Para empezar, he de decir, que en aquel entonces ni siquiera sabía a ciencia cierta dónde quedaba Bangladesh, y mucho menos qué religión, política o cultura tenían. Pero los tres meses que estuve sirvieron para abrirme los ojos a una realidad que a muchos se nos escapa, y no porque no queramos verla - que a veces también- sino porque resulta extremadamente difícil descubrir la verdad entre tanto cúmulo de información partidista, subjetiva y ficticia que nos llega por todas partes. Viví con los bengalíes su día a día; participé de su trabajo en la oficina, de sus estudios en la universidad, de sus labores en casa, del desarrollo de su cultura y su arte, y fue cuando me propuse contar la historia de otro modo. Volver y hacer ver que en los países pobres hay muchas cosas más que pobreza. Creía que así sería más fácil sentirse cerca a los otros, sentirlos menos diferentes.

Pero no fue fácil y los estudios que hice no tuvieron apenas eco. Por eso hoy, que me han enviado este vídeo, he recordado aquello y entiendo las palabras de esta escritora nigeriana, a la que da gusto ver y escuchar.

Si tienes unos minutos y quieres saber otra parte de la historia...

http://www.ted.com/talks/lang/spa/chimamanda_adichie_the_danger_of_a_single_story.html

domingo, 10 de octubre de 2010

No se admiten animales...

Se trata sólo de un pequeño video de animación que me ha hecho reír. Es impecable y te aconsejo que lo veas a pantalla grande. Un detallito para aligerar el día. Se puede ver en

http://vimeo.com/14503138

... lo siento, pero soy un poco torpe con esto de las imágenes y no sé cómo presentarlo aquí mismo... sorry. ;-)

jueves, 30 de septiembre de 2010

La señora Aurora

Aurora es pequeñita, delgada y vieja. En su pequeño cuerpo lleva la vida de 87 años, con furia, con energía, y con dolor. Porque pienso que Aurora ha estado llorando toda la vida. LLora por su hermano muerto, llora por su madre muerta, llora por su perra vida, y llora por su sobrina, que está, esa sí, aún viva. Todos los días, después de levantarse, lavarse y desayunar, coge su bastón y, tambaleándose, camina hasta el cementerio, donde se pasa un rato rezando, limpiando, regando las flores, y llorando. LLora por su hermano muerto, por su madre, por su perra vida, y porque no puede dejar de llorar. Y ahora se llevan el cementerio, sí, se lo llevan para hacer otro más grande y moderno. Pero ¿qué hará ella? ¿cómo llegará hasta allí cada mañana?, ¿quién cuidará las tumbas de su gente?

Apareció en mi vida un día, y al verla sentí ternura por ella. Con el tiempo ha pasado a ser mi amiga octogenaria, como dice mi hermano. Hay quien la llama vieja loca. Hay quien cambia de acera al verla pasar. Será porque además de llorar, escupe por la boca palabrotas propias de chicos de quince años, tiene tal genio que no hay nadie en el pueblo que no haya oído hablar de ella. Pero si se la conoce un poco, se descubre un destello de humor, una sonrisa de complicidad que le quita de pronto años de encima. Y me admiro de su fuerza, de su voluntad y su soledad de 87 años. Veo en ella a una mujer que brazada tras brazada ha avanzado por la vida como mejor ha sabido. Siempre sola, y llorando. Mujer cabezota, mujer triste, mujer al fin y al cabo.

Hoy la he visto. Dejo que me cuente, dejo que consuma su rabia y hable de bestias y brujas malnacidas, dejo que llore. Y tan pronto como llora, se calma, se va, y con su viejo bastón camina levantando la mano mientras se despide ofreciendome una sonrisa.

La vieja Aurora.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Escher

De alguna manera, he vuelto a descubrir a este artista, cuya obra miro ahora con otros ojos.

A pesar de sus pequeñas trampas, la Wikipedia siempre es un recurso rápido y aceptable, y en ella encontramos: Maurits Cornelis Escher o M.C Escher o Escher el holandés, nació el 17 de junio de 1898 en Leeuwarden (Países Bajos), siendo el hijo más joven de un ingeniero hidráulico. Su profesor F.W. van der Haagen le enseñó la técnica de los grabados en linóleo y fue una gran influencia para el joven Escher.

No fue precisamente un estudiante brillante, y sólo llegó a destacar en las clases de dibujo. En 1919 y bajo presión paterna empieza los estudios de arquitectura en la Escuela de Arquitectura y Artes Decorativas de Haarlem, estudios que abandonó poco después para pasar como discípulo de un profesor de artes gráficas, Jessurum de Mesquitas. Adquirió unos buenos conocimientos básicos de dibujo, y destacó sobremanera en la técnica de grabado en madera, la cual llegó a dominar con gran maestría.

Entre 1922 y 1935 se traslada a Italia donde realiza diversos bocetos y grabados principalmente de temas paisajísticos. Abandona Italia debido al clima político de aquellas fechas, trasladándose a Suiza, y pasó algunos años allí, cuyo clima le resultó muy desagradable y poco inspirador. Añora el sur de Italia y lo frecuenta repetidas veces. También viaja a España, y en particular a Granada. Visita dos veces la Alhambra, la segunda vez de forma más detenida, copiando numerosos motivos ornamentales. Lo que aprendió allí tendría fuertes influencias en muchos de sus trabajos, especialmente en los relacionados con la partición regular del plano y el uso de patrones que rellenan el espacio sin dejar ningún hueco.


Las obras más conocidas de Escher son probablemente las figuras imposibles, seguidas de los ciclos, metamorfosis y, directa o indirectamente, sus diversos trabajos sobre la estructura de la superficie y algo que se llama, la partición regular del plano que en su obra se traduce en esos fantásticos dibujos repetidos que acaban hechizando por su sencilla complejidad, o su compleja sencillez... Sus trabajos parecen más estudios matemáticos, y he de reconocer que una vez te zambulles en su obra, resulta difícil sustraerse. Sus extraños mundos inquietan y asombran, y es inevitable ver en ellos una búsqueda de sentido, no una búsqueda al azar, sino bien meditada y entendida. Dónde nos lleva o dónde quiere llevarnos, deberá averiguarlo cada uno/a.

A quien le pueda interesar, hay algunas páginas interesantes:
Escher y el efecto Droste
http://www.mcescher.com/

Y ahora algunas imágenes para que disfrutes.







domingo, 12 de septiembre de 2010

El avión me deja en la pista, en casa, de nuevo



Y no puedo quitarme este dolor de cabeza. Desde hace un tiempo, los viajes en avión me sientan fatal. Especialmente la vuelta... ¿será también por lo que supone de volver a la rutina?, o será que me siento un bicho raro allá arriba, como que el organismo no se adapta... qué sé yo... pero lo cierto es que con la edad me llegan "achaques" de los que muy bien podría prescindir.... y este malestar que tengo encima desde que el avión empezaba a descender, es uno de ellos. Dios! con lo que yo he viajado!.. en fin... con razón prefiero mil veces el tren.

Vuelvo y me pongo al día de lo que cuentan otros y otras. Ha sido sólo una semana pero el mundo ha seguido girando. Al otro lado del charco, como decímos aquí, la gente sigue sintiendo y soñando. Por aquí más cerca siguen sintiendo y soñando también.

Y yo me he comprado un libro del Dalai Lama para hacer más llevaderos los tiempos "muertos" tirada en la playa bajo el sol. Tumbarme al sol nunca ha sido mi fuerte. Y creo que el Dalai Lama tampoco, por más que sus palabras estén bañadas de sensatez y buenas intenciones. Cada uno/a encuentra sus fuentes en distintos lugares.

Ahora cuelgo unas fotos y me voy a retirar a descansar. Mañana retomo el trabajo, y algunos asuntos pendientes que no quiero dejar escapar. Creo que estas cortas vacaciones me han servido un poco para recordar algunos "yo" importantes, un tanto abandonados.

Ah! Y Menorca, bonito, tranquilo y soleado, como era de esperar.



domingo, 5 de septiembre de 2010

Creer en lo imposible

No hay nada imposible. Luego es un sinsentido poder creer en algo que no existe. Y en cambio, es algo que debemos repetirnos más de lo que lo hacemos, porque sencillamente, todo puede lograrse si nos ponemos manos a la obra.

Decía William Blake: "Todo aquello que hoy es una realidad, antes no era más que parte de un sueño imposible". Puedo dar multitud de ejemplos, pero creo que no hace falta; puedes pensar en casi cualquier cosa para darte cuenta de que lo que dice es cierto.

En Alicia a través del espejo, el genial Lewis Carrol escribe:
- No puedo creerlo - dice Alicia
- ¿No puedes?- repite la reina con un aire triste - inténtalo de nuevo: respira hondo, cierra los ojos y cree.
Alicia se ríe:
- No sirve de nada intentarlo. Solamente los tontos piensan que las cosas imposibles pueden suceder.
- Creo que te falta un poco de práctica - responde la reina - Cuando yo tenía tu edad, practicaba media hora al día por lo menos: inmediatamente después del café de la mañana, hacía lo posible por imaginar cinco o seis cosas increíbles que pudieran cruzarse en mi camino, y hoy veo que la mayoría de las cosas que imaginé se han hecho realidad.

Cuando parece que todo a nuestro alrededor se ha convertido en un escenario de cartón-piedra, que nada nos complace lo suficiente, que todos son caminos de engaño o frustraciones... cuando el mundo a nuestro alrededor parece decirnos que no merece la pena creer en nada... es cuando más debemos hacer precisamente lo contrario. Porque creer, tener confianza y atreverse, atreverse a ser, a decir, a pensar, a actuar, es precisamente y sólo, lo que nos da fuerzas, lo que nos da sentido y lo que transforma las cosas que nos rodean. Lo que nos transforma a nosotros/as de unos seres casi inanimados, en seres con vida y con todas las posibilidades a nuestro alcance.

Porque es en nosotros donde radica la verdad y el encuentro... es una lástima que no nos enseñen a buscarlo y que hacerlo parezca una utopía.

No lo es. Créeme.

domingo, 29 de agosto de 2010

Latitudes de nostalgia

No sabía bien lo que iba a significar esta pequeña escapada. Un fin de semana de relax y cambio, si acaso. Paseos por la playa. Olvido del trabajo. Descanso de la rutina, que ya van unos meses largos que no descanso. Pero ha sido algo más. Ha sido darme cuenta otro poco, de quién soy, cuáles son mis raíces (parte de ellas) y qué he hecho con los frutos de ese árbol que es la vida…

Pero, seré sincera, para saber quién soy no me vale sólo un fin de semana y recorrerme la geografía de una región a la que siempre es grato volver. Para saber quién soy tengo que recorrerme también las geografías humanas de algunas y algunos que han sido importantes en mi vida. Porque al igual que la tierra, es la gente que te rodea la que te da forma; no porque seamos hasta tal punto maleables que no tengamos libre albedrío, sino porque estamos influenciados por las circunstancias, que además del lugar y el momento, las crean las personas.

Así que, como digo, me he embarcado en un fin de semana de nostalgias. A medida que iba llegando, los nombres de los pueblos por los que pasaba creaban lejanas cacofonías en mi mente… San Vicente de la Barquera , Unquera…, Potes… Cangas de Onís, Covadonga, LLanes… Y recordaba a mi amama, la madre de mi padre, cuando yo era niña hablar de cosas de mayores y mencionar esos pueblos: “Manolín marchó a Cangas a vender el quesu y no volverá hasta la noche” “No, la moza era de Posada y vino aquí a Llanes a trabajar de sirvienta. ¡Tres pesetas le pagaban entonces al día!” “Vendió Rosalía la casa y los caballos. Con los hijos todos en Gijón, ya `pa qué iba a quedarse aquí sola”

El paisaje de Asturias es montañoso, es marino, es de olores y colores, verde, azul intenso turquesa, blanco frío… como ellos mismos dicen, es un auténtico paraíso, y hoy sin ir más lejos, he podido comprobarlo mientras disfrutaba casi en solitario, de una pequeña y perdida cala en el pueblo de Cue. Pero Asturias es también pueblo, pueblo reflejado en sus tranquilas gentes y su gastronomía, así como en sus casas, tradicionales edificios de dos plantas con un largo balcón corrido arriba, acompañados en ocasiones de un pequeño hórreo donde antaño más que ahora, guardaban la siembra recogida, a salvo de las alimañas del campo. Y Asturias es así mismo, ese lado elegante aunque ya decadente de sus mansiones; a modo de dama engalanada encontramos aquí y allí hermosas fincas de indianos que parecen querer contarnos historias de otros tiempos mejores. Espléndidas la mayoría de ellas, ya casi todas muestran una triste y abandonada estampa, lejano reflejo de unos tiempos en los que, quienes marcharon a hacer fortuna a Méjico, Venezuela, Cuba, etc volvieron siendo importantes hombres de negocios e hicieron construir en sus pueblos de origen, bellas mansiones con aires del otro lado del Atlántico, que sí o sí, tienen en sus jardines esbeltas palmeras que nos recuerdan tierras más cálidas y suaves. Ahora, con el auge del turismo, gracias al cual Asturias recobra cierta bonanza económica, algunas de esas preciosas villas se han recuperado y lucen luminosas, floridas y deslumbrantes, como probablemente lo fueron a finales del s XIX y principios del XX. Es en una de ellas donde he pasado este fin de semana que se me ha antojado un poco como una vuelta a mi niñez, a otro tiempo en el que viví momentos de felicidad y descubrimientos.

Y mientras recordaba nombres, rostros, caminos y sensaciones arrinconadas en algún punto infinito y muchas veces inalcanzable, he ido sacando algunas imágenes de lugares que igual que fueron, siguen siendo. Aunque tanto ellos como yo, hayamos cambiado un poco.














miércoles, 25 de agosto de 2010

¡Fiestas de Bilbao! - Bilboko Jaiak!

Y es que la ciudad ya ha estallado en fiestas. Es una de esas fiestas populares que han conseguido enganchar a la mayoría de los habitantes de Bilbao y a los de otras comarcas. La ciudad entera se engalana y disfraza durante una semana, para dar paso a expresiones de todo tipo (principalmente las que tienen que ver con la cultura del alcohol, todo hay que decirlo). Txosnas en la zona del Arenal, protagonistas indiscutibles del alma de la fiesta, donde se va en peregrinación de una a otra saciando la sed que el calor de estos días deja en el cuerpo. Y llenando los estómagos con unos deliciosos bokatas de diverso tipo.

Gente por doquier, llenando espacios en la calle, en bares y restaurantes. Teatro y música a partes iguales, con la visita de conocidos artistas que hacen vibrar a la gente hasta altas horas de la noche. Bandas de música que amenizan el cotarro por el Casco Viejo al ritmo de uno o dos pintxitos, sin olvidar el deporte rural y las consabidas corridas de toros que, por extraño que pueda parecer al foráneo, tienen en Euskadi su máxima expresión, por algo el arte del rejoneo, dio comienzo hace siglos en la zona de Navarra. Esa parte yo prefiero saltármela, no me gusta ver sufrir a nadie, sea animal, persona o "cosa".

Ayer salimos a disfrutar un poco de toda esa locura que comienza a cruzar fronteras. Para los que no estuvieron, ahí va una pequeña muestra. (Siento que las fotos queden tan pequeñas)



miércoles, 18 de agosto de 2010

La tortuga fugitiva y el canario feliz

Sí, sí... ya sé. Parece un plagio total... pero no nos precipitemos, sólo he tomado prestada la historia un ratito.

La cosa es que el otro día tuvimos en casa la visita de una amiga y su hijo. Durante la merienda me pidió que le contara un cuento. "Vaya" - pensé - "¿Y qué le cuento ahora que no sea lo típico de caperucita y el lobo?"... total, que me acordé del cuento que escribió el otro día Marcelo, y se lo conté. Fue durante la merienda y al ritmo de mis gestos y palabras, entre risas y espacios a propósito, dio buena cuenta del bocadillo, mientras me miraba con esos ojos abiertos y espectantes que ponen los niños cuando algo les interesa.

Y no pude menos que hacer un dibujo que ilustrara sutilmente la historia.

Y aunque no es ninguna maravilla, este es el resultado, que se lo brindo a Marcelo. Un pequeño tributo a un gran narrador.

:-)

jueves, 12 de agosto de 2010

Nelson Mandela



Nelson Mandela es sin duda uno de los personajes mundiales con más repercusión. Es también, creo, una de las personas con más carisma y mayores dotes de liderazgo que han podido subir a la palestra de la política mundial.Y es de agradacer, no sólo por aquellos y aquellas que han tenido la suerte de vivirle y conocerle, sino por todas las personas que tienen algo de sensibilidad y son capaces de darse cuenta de la inmensa influencia que sus posturas sociales y políticas, han ejercido en el ánimo y sentimientos de todo el mundo.

No deja a nadie indiferente. Quien más quien menos, ha oído hablar de él y de su vida. Quien más quien menos sabe que estuvo preso. Que se hizo viejo en la cárcel. Que tiene una perenne sonrisa. Que llegó a ser el primer presidente sudafricano elegido democráticamente. De todos los demás detalles, que no son pocos, se sabe menos, por aquello de que no siempre podemos profundizar en todas las vidas ni en todas las historias.

Pero yo estoy ahora conociéndo un poco más su persona y su historia. Estoy disfrutando de un pequeño libro escrito por alguien que compartió con él tres años de su vida, solamente para conocerle mejor, para estar con él y para acabar escribiendo y contando quién fue y por qué.

Este párrafo que escribo a continuación, del autor del libro, Richard Stengel, puede dar una idea de la persona tan inmensa que, a mi juicio, fue y sigue siendo este hombre; naturalmente es difícil ser objetivo cuando se está mucho tiempo con alguien a quien admiras, pero el consenso es bastante general y yo, para no llevar la contraria, me uno al resto.

“ ... Cuando pienso en el legado de Mandela a mis hijos, recuerdo la desgarradora conversación que Mandela mantuvo con su primer hijo, cuando éste le preguntó por qué nunca pasaba la noche con la familia. Mandela tras pensarlo unos momentos y tomando una decisión muy difícil, respondió: “Porque hay millones de niños en Sudáfrica que me necesitan”. Por muy difícil y duro que pueda parecer, era el sencillo pero terrible cálculo que Mandela había hecho. Una de las cosas que él buscaba con su propio sacrificio era que algún día otros padres y madres no tuvieran que pronunciar esas palabras u otras parecidas; que su hijo pudiera heredar un país libre en el que él no tuviera que luchar por la libertad que debería haber sido su derecho inalienable. De una manera amplia, Mandela quiere que haya un vínculo entre su vida, sus valores, sus logros y todos los que vengan detrás de él. Por único que pueda ser, él te dirá que forma parte de una larga cadena de liderazgo, un continuo de aquellos que nos precedieron y los que nos sucederán, una cadena grande y poderosa formada por aquellos que luchan por ampliar la libertad humana”

.......

jueves, 5 de agosto de 2010

El beso robado

... Sucedió ya hace varios años. Hoy lo he vuelto a recordar al encontrarme en la calle con alguien que me ha parecido él, pero no era él.

Por aquella época trabajábamos juntos. Era algo más joven que yo y estaba lleno de energía y vitalidad. Le acompañaba siempre una pícara sonrisa ladeada y tenía unos hermosos ojos claros.

Entramos en la misma promoción y aunque superficial, siempre tuvimos buen trato. Pero aquel trabajo se volvió un auténtico infierno y cada uno a su manera, empezaba a buscar válvulas de escape que le mantuvieran firme y con ganas de seguir. Yo encontré entonces su sonrisa y quise atarme a ella para coger fuerzas y no flaquear. Lo conseguí un tiempo, después todo cambió: el destino, el trabajo, la gente, la vida...

Recuerdo que aquel día le veía ir y volver, y en mis idas y vueltas también, nos encontrábamos y nos sonreíamos. Yo hacía lo posible por volver a encontrarle y volver a ver sus ojos mirándome una vez más... hasta que no pude con las ganas. Cuando ví que nadie nos veía, me acerqué a él, le pillé por sorpresa y tras mirarnos unos instantes, le besé en la boca. Me devolvió el beso, (o es quizá se quedó demasiado pasamado como para reaccionar de otro modo) y en cuanto fui consciente de lo que había hecho, desaparecí como alma que lleva el diablo y no volví a aparecer por la zona en el resto del día.

Claro que, aquello merecía una explicación por mi parte. Así que compré una pequeña rosa roja y entregándosela, aquella noche me disculpé. Su respuesta no pudo ser más dulce, le pareció que aquel beso había sido un regalo... como la rosa.

Al día siguiente partía de viaje hacia Italia para quedarse un año. Nos despedimos y le deseé lo mejor.

Años después volvímos a vernos. Cada cual con su pareja. Y seguía siendo aparentemente el mismo, con la misma sonrisa pícara y sus hermosos ojos claros.

Mi madre siempre me ha dicho que debería escribir un libro acerca de los hombres de mi vida... je, entre tú y yo, tengo material para un buen tomo...

sábado, 24 de julio de 2010

¿Qué será de nosotros?

Leía hoy las últimas declaraciones del cantante Prince, "Internet está acabado", dice. Compara la Red con la cadena MTV diciendo que los dos empezaron con éxitos pero que actualmente están desfasados, y no augura un buen futuro al invento.... Bueno.

Y entonces, dándole vueltas a la idea de lo que Internet ha cambiado al mundo y las relaciones de las personas, he pensado "qué será de los bloggeros cuando la euforia se pierda y quedemos diluidos en el líquido virtual como si no hubiéramos existido"....

Porque a mí, cambiar no me ha cambiado internet, pero reconozco que a través de la Red he conocido personas interesantes, y también idiotas, claro. He aprendido y me ha servido - ya hablo como si empezara a dejar de existir... - para desarrollar ideas, contactar con personas, y formar parte de proyectos culturales. Y el blog, este blog... si desaparece, no será ninguna tragedia, como pudiera ocurrir a otros blogs que acumulan fans por docenas. Un día, no sé cuál, dejaré de escribir, dejaré de entrar a ver otros blogs, a comentarlos y ver los comentarios en el mío... un día todo volverá a ser como antes, como cuando la idea de escribir un blog era pura ciencia ficción..... como el móvil, je... por ejemplo.

Incluso puede que antes de que llegue ese momento, esas mentes brillantes y sorprendentes a las que envidio, ingenien un invento que nos haga a todos olvidar los blogs y nos manifestemos y comuniquemos a través de un artilugio especial que nos permita trasladarnos sensorialmente al otro lado del mundo... Y así olvidarnos un poco más de la piel que nos cubre y los ojos que tenemos, que son para tocar y para ver.

A veces también pierdo el tiempo imaginando las cosas que mi corta vida no podrá disfrutar. Todo va tan deprisa...

Pues eso, que hoy quería divagar por estos lares.

Y ahí suelto estas palabras para que vaguen sin rumbo fijo a través de este increíble invento que es la Red. Mientras lo hacen, yo estaré paseando por el puerto, a la orilla del mar, disfrutando de los últimos rayos del sol, deseando ser parte de ese atardecer. Adoro los atardeceres.

Amén.
;-)

martes, 20 de julio de 2010

Qué grande es la palabra...

... Aunque hay un dicho que dice: "El silencio ha adornado el mundo, la palabra lo ha incendiado".

A pesar de que comparto muchas veces esa opinión, hay palabras que son grandes y hacen grandes a quienes las dicen. Hace no mucho, encontré estas:

" Las cosas que son realmente hechas para tí, gravitan hacia tí. Corres en busca de tu amigo; que tus pies corran, pero no es preciso que tu espíritu lo haga. Si no das con él, ¿no convendrás que era mejor no haberse encontrado?. Hay un poder que lo mismo que está en tí, está también en él y que bastaría sobradamente para reuniros si así mejor conviniese (...) cree, como es cierto que vives, que cada sonido proferido sobre esta tierra para que lo oigas, vibrará en tu oído; toda sentencia, todo libro, todo proverbio que te pertenezca porque lo necesites como auxilio, o como consuelo, llegará con seguridad a tí por caminos rectos o tortuosos. Todo amigo que ansía, no tu voluntad caprichosa, sino una grande y tierna afección, te estrechará en sus brazos, y esto porque su corazón es el corazón de todos."

Ralf Waldo Emerson

jueves, 15 de julio de 2010

lo que somos y lo que no

Estaba echando un vistazo esta mañana a una de las novelas de El Cuarteto de Alejandría, de Lawrence Durrel, más concretamente a la primera de las cuatro que la componen, "Justine". Leía algunos pasajes, y como siempre he hecho con éste y otros autores, no podía evitar soltar una sonrisa de complicidad al repasar algunos de los párrafos, geniales, que nos regaló Durrell.

Y hay una parte que dice así:

Lo que sabemos de una persona se reduce a un aspecto de su carácter. Ofrecemos a cada uno una cara distinta del prisma. Repetidas veces me han asombrado ciertas observaciones que me confirman en esta idea. Por ejemplo, cuando Justine dijo de Pombal que era “uno de los grandes primates del sexo”. Mi amigo nunca me había dado una impresión de capacidad; lo encontraba indulgente hacia sí mismo a un punto casi ridículo. Me parecía divertido y digno de afecto, y su ridiculez esencial me enternecía. Pero Justine debió ver en él al gran felino de andar silencioso que era (para ella)”

El eterno dilema de lo que somos y lo que los demás piensan que somos... Esa lucha inútil por hacer ver al otro lo que en realidad eres, o crees que eres... ¿nos dejan ser?... ¿podemos ser?...

Es más o menos lo que le ocurre a mi vecina. A punto de salir para el trabajo, dejo mi mente unos instantes descansando en la sombra de mi terraza, mientras cerca, esas voces femeninas hablan, sin saber que me cuentan:

- Ay... hablar contigo es igual que hablar con mi madre.
- ??!!...
- Es verdad. Quieres que te cuente qué me pasa, qué pienso, y cuando por fín lo hago, me saltas con las consabidas frases que son de texto de primaria.
- Oye guapa... lo que pasa es que no quiero que hagas ninguna locura.
- ¿Qué locura?. Ya estamos con lo de siempre, ¿es una locura sentir, dejarse llevar, soñar, atreverse a conseguir lo que una quiere?.
- Depende cómo se haga.. .además, ya no tienes edad y tienes una vida muy tranquila, no te la compliques.
- ¿lo ves?... es imposible. Quieres que te cuente qué me pasa y en vez de escucharme, de intentar comprenderme, me hablas de locuras, y de una vida tranquila... en definitiva, que sea como todo el mundo, "sigue al rebaño" que es lo adecuado. Bah!
- Es que nunca vas a cambiar, siempre soñando. ¿Crees que cualquier otra vida va a ser mejor que ésta que tienes?
- No me quejo de mi vida, al contrario!, pero qué pasa si por una razón u otra a lo largo de los años encuentras que la realidad ya no es la que era, que has cambiado, o que lo que te rodea ha cambiado.
- Nadie cambia. En el fondo todo sigue igual.
- Claro!. Eso sería así si todas las personas nos empeñáramos en no pensar, no sentir, no crecer, incluso no cambiar de opinión. Por dios! somos seres humanos con una vida para vivir!... ¿por qué ese empeño en encerrarse en el caparazón?.
- No entiendo cómo teniendo una vida asentada, una pareja, un trabajo... piensas en cambiar.
- Quizá porque en el fondo, a pesar de que tengo una buena vida, siento que se me está escapando. Los días pasan, mi vida pasa, y sigo sin hacer nada.
- ¿Nada de qué?.
- Nada de vivir.
- Bah... anda, eso son bobadas. Céntrate y cálmate, todo va a ir bien.
- ... Sí. Todo va a ir bien, eso ya lo sé.
- Pues entonces no digas más tonterías.
- Vale, ya me callo.... otra vez no me pidas que te cuente nada, ya ves para qué.
- No te enfades... anda... y aparta la sombrilla un poco que no me da el sol.

Esas cosas tenemos...

miércoles, 7 de julio de 2010

Las brujas de Sara y Zugarramurdi



Qué duda cabe que el mundo de las brujas, los hechizos y artes ocultas, tienen un halo de misterio y atracción que incluso los más escépticos y reacios, no pueden evitar sentir, asomándose en ocasiones a cuentos e historias que nos brinda el tiempo.

Y esa atracción y encanto se dejan sentir absolutamente en las tierras vascas de Sara y Zugarramurdi, tierras que se funden al mismo tiempo con otras tierras, las francesas, creando una zona antigua como el tiempo, en donde el hombre y la mujer vascos han vivido desde que se recuerda.

A través de montes de laderas verdes, casas de piedra y balcones llenos de flores, el visitante recorre asombrado, unos parajes que nos recuerdan a los cuentos de hadas, con pequeñas casitas, detalles pintorescos y gentes amables y siempre sonrientes. Una delicia para los sentidos, que además en esta zona, son también los del gusto y el olfato, pues la alquimia culinaria tiene en estas tierras una de sus primeras fuentes.



Según cuenta la Historia, en el año 1610 aproximadamente, tuvo lugar en Logroño un gran proceso en el que la Inquisición juzgó a unas cuarenta personas acusadas de brujería. Todas ellas pertenecientes a la zona en cuestión. Doce de ellas, mujeres, fueron condenadas a morir en la hoguera. La mayor parte de las acusaciones partían de envidias, miedos, charlatanería, lo que no impidió en cambio que esas mujeres perecieran. Se decían cosas horribles de ellos: que mataban niños, que chupaban su sangre, que obligaban a ritos macabros.

Transcribo: " Las actuaciones darán comienzo como consecuencia de la denuncia de una joven... «y es que una bruja (cuyo nombre no se declaró más que era de nacionalidad francesa y se había criado en Zugarramurdi), habiendo vuelto a Francia con su padre, una mujer francesa, la persuadió a que fuere con ella a un campo donde se holgaría mucho, industriándola en lo demás que había de hacer, y dándole noticias de cómo había de renegar, y habiéndola convencido la llevó al akelarre, y puesta de rodillas en presencia del demonio y de otros muchos brujos que la tenían rodeada, renegó de Dios, y no se pudo acabar con ella que renegase de la Virgen María su Madre, aunque renegó de las demás cosas, y recibió por dios y señor al demonio. ..que en año y medio que fue bruja, hizo todas las cosas que hacían los demás brujos, siempre andaba con recelo de parecerle que no podía ser dios aquel demonio...». Cayó enferma y arrepentida «propuso de se confesar luego que pudiese ir a otro lugar que estaba de allí media leguá..Y habiendo cumplido el sacerdote la dio muchos y buenos consejos, y la consoló y animó, mandándola que muy de ordinario nombrase el nombre de Jesús...». Arrepentida delatará a los brujos que había conocido...

Y resultarán inculpadas numerosas personas y entre ellas, como figuras principales de la aluminante historia: Miguel de Goyburu, «rey de los Brujos», su esposa Graciana de Barrenechea, «bruja y reina del aquelarre» y sus hijas. Otros personajes importantes del proceso serán Martín Vizcar; Juan de Echalar, brujo y ejecutor de las penas impuestas por el demonio; María de Echaleco, bruja; María de Yurreteguía tendrá una activa intervención en la inquietante historia, con las brujas María Chipia, vieja tullida y maestra de novicios, y de María de Zozoya, que morirá en la hoguera."


Cuántas barbaridades se cometieron, y de qué manera se ha conseguido siempre cercenar la imaginación y la alegría a quienes han sabido ser fieles a sí mismos. Ser diferente es siempre una amenaza para los otros... el miedo es uno de los reyes del mundo.

martes, 6 de julio de 2010

El calor me entorpece las ideas

Eso debe ser, pues estoy seca de palabras.

Ni siquiera saliendo a mi terraza escucho las voces esas que cuentan... que me cuentan. Se habrán ido de vacaciones... como mis ganas, como mis certezas.

Pero lo que cuenta Heidi de las brujas, me ha hecho sonreir, pues este fin de semana he estado en un lugar maravilloso, de cuentos de hadas, donde, entre otras cosas, las brujas, hace mucho tiempo, se reunían a festejar sus akelarres.

Mañana, en cuanto tenga las fotos, os cuento la historia.

Ahora me dejaré abrazar por el sopor del día... en busca de algún salvavidas que saque a flote algo de mi alegría... que también debe andar de vacaciones.

martes, 22 de junio de 2010

La felicidad

Dice el cuento, que al principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una travesura. Uno de ellos dijo: "Debemos quitar algo a los humanos, pero ¿qué les quitamos?". Después de mucho pensar, uno dijo: "¡Ya sé!. Vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar". Propuso el primero: "Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo". Inmediatamente repuso otro:"No, recuerda que tienen fuerza; alguna vez alguien puede subir y encontrarla,y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está". Luego propuso otro: "Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar". Otro contestó: "No, recuerda que tienen curiosidad; alguna vez alguien construirá un aparato para poder bajar y entonces la encontrará". Uno más dijo: "Vamos a esconderla en un planeta lejano a la Tierra". Y le dijeron: "No, recuerda que tienen inteligencia; un día alguien va a construir una nave en la que poder viajar a otros planetas,la descubrirá y ya todos sabrán dónde está la felicidad".

El último de ellos había permanecido escuchando en silencio las propuestas de los demás. Analizó cada una de ellas y entonces dijo: "Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren". Todos le miraron asombrados y preguntaron al mismo tiempo: "¿Dónde?". Entonces el demonio respondió: "La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán". Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así, el hombre se pasa la vida buscando la felicidad, sin saber que la lleva dentro.

_________
Sencillo, pero real.

Yo paso parte de mi vida utilizando las herramientas que tengo para buscar dentro de mí, y el resultado siempre es sorprendente y prometedor. A veces tropiezo y caigo, pero forma parte del aprendizaje; ¿no es la vida un continuo descubrimiento, como un juego en el que a veces se gana y a veces se pierde?

No reniego de los malos momentos ni de los momentos difíciles, también ellos me aportan algo. Es como ir construyendo una obra de arte; un lienzo en blanco en el que ir pintando tu propia obra de arte... y todo es posible.

Todo es posible. Porque todo ante tí está por hacer.

viernes, 18 de junio de 2010

José Saramago

Busqué el pueblo donde vivía. Recorrímos carreteras y montes preguntando dónde, y encontré por fin su casa, en un pequeño pueblo de Lanzarote.

Fui y pregunté, llamé, busqué.. pero nadie salió a abrirme. Luego me enteré de que casualmente, justo en esas fechas, él estaba en Bilbao dando una conferencia... no pude conocerle.

Hoy ha fallecido José Saramago, uno de los escritores más lúcidos que he tenido el placer de leer.

"Encima del marco de la puerta hay una chapa metálica larga y estrecha, revestida de esmalte. Sobre un fondo blanco, las letras dicen "Conservaduría General del Registro Civil". El esmalte está agrietado y desportillado en algunos puntos. La puerta es antigua, la última capa de pintura marrón está descascarillada, las venas de la madera, a la vista, recuerdan una piel estriada. Hay cinco ventanas en la fachada. Apenas se cruza el umbral, se siente el olor del papel viejo. Es cierto que no pasa ni un día sin que entren en la Conservaduría nuevos papeles, de individuos de sexo masculino y de sexo femenino que van naciendo allá fuera, pero el olor nunca llega a cambiar, en primer lugar porque el destino de todo papel nuevo, así que sale de la fábrica, es comenzar a envejecer, en segundo lugar porque, más habitualmente en el papel nuevo, no pasa un día sin que se escriban causas de fallecimientos y respectivos lugares y fechas, cada uno contribuyendo con sus olores propios, no siempre ofensivos para las mucosas olfativas, como lo demuestran ciertos efluvios aromáticos que de vez en cuando, sutilmente, atraviesan la atmósfera de la Conservaduría General y que las narices más finas identifican como un perfume compuesto de mitad rosa y mitad crisantemo".

Comienzo de la obra "Todos los nombres"
José Saramago

martes, 15 de junio de 2010

La buena crisis

Es el título del libro que estoy leyendo ahora. Lo escribe Alex Rovira y está lleno de pautas para seguir, para cambiar, para despertar del letargo en el que nos movemos la mayoría de nosotros. Pero no vale con leerlo, hay que pensarlo.

Con frases sencillas y algunas citas a otros autores y grandes personajes, nos enseña que una crisis, cualquier crisis, no es más que la oportunidad para un cambio, para preparar un nuevo crecimiento. Crecimiento interior también, que es del que nos estamos olvidando, preocupados como estamos por la economía, el consumo, la vida fácil, etc.

Hay una frase que me gusta: "... lo que negamos nos somete, pero lo que aceptamos, nos transforma". Es cierto, lo mires por donde lo mires. Me pongo mi propio ejemplo y tú puedes hacer lo mismo. Pienso en algo o alguien que no me gusta, que no admito, que quiero cambiar, es decir, niego la realidad. Y no soy capaz de avanzar en ese camino. Me estanco, me enrabieto, me enfado conmigo misma (cosa que hago de vez en cuando). Pero si un día soy capaz de pararme a pensar, observar y aceptar eso que no me gusta, o trato de sentir cierta empatía por una persona o una situación, de alguna forma consigo liberarme, soltar peso, aprender y seguir adelante.

Cito unas palabras del filósofo hindú Khrisnamurthi: " Comprender significa acción inmediata. La acción creativa congruente define la humanidad humanizada. Abandonar la pereza y pasar a la acción consciente, eso es vivir el presente. Porque la acción más pequeña vale más que la intención más grande. Saber gozar de todo lo bueno que cada instante nos aporta, es un arte difícil pero necesario, y es señal de sabiduría apreciar e incorporar en nuestra vida aquellos placeres esenciales escondidos, incluso en lo que nos parecen situaciones límite. El sentido del humor y la visión positiva, son una parte importante del equipaje necesario para este trayecto vital tan lleno de desafíos".

Así que, sí, estamos en crisis.
¡¡BIEN!!

sábado, 12 de junio de 2010

Anish Kapoor

Atónita.

Así me he quedado hoy tras descubrir el trabajo del artista Anish Kapoor. Una sacudida. Como si me hubieran dado dos tortas en la cara "mira niña, esto es y no otra cosa".

Pero me ha sabido a poco. La exposición del Guggenheim resulta corta e insuficiente, claro que muchas de las obras de este hombre necesitan de espacios grandes y tampoco es que el Guggen tenga tanto sitio.

Hemos recorrido a Kapoor con asombro y emoción contenida; ante la obra "Yellow", a punto he estado de soltar una lágrima... Este es el arte que me llega, el arte que entiendo, el arte que vivo y disfruto... el arte del que me gustaría empaparme. Fuera llovía, y dentro llovía...

A Rousseau nos lo hemos saltado. Otro día volveremos. Hoy no podía con otra cosa que no fuera Kapoor y su color, sus vacíos... Dice en la descripción de su trabajo: "descubrí que vaciar era llenar..." Qué cierto! Nunca más claro que en esta exposición, aunque antes ya otro gran escultor, Oteiza, pasara por eso.

En fin. Me quedo llena de ese vacío. Llena.



martes, 8 de junio de 2010

Leonardo Boff

Aún a riesgo de repetirme, porque no sé si escribí sobre esto tiempo atrás.... (¿) Copio estas palabras que acabo de encontrar, o me han encontrado ellas a mí... son de Leonardo Boff, ser pensador... Antes se pensaba para algo, ahora, si se piensa, ¿para qué es?.

Y al terminar, añado una foto que saqué hace tiempo en la selva de Darién, al sur de Panamá. También la acabo de encontrar (no tiene buena resolución), e inmediatamente me ha hecho darme cuenta de que en aquel momento yo no estaba allí, yo estaba detrás de la cámara, pero no allí. Creo que no supe vivir el momento "poéticamente"... lástima.

____

SER HUMANO: POÉTICO Y PROSAICO

Uno de los más inspirados poetas alemanes Friedrich Höderlin (1770.1843) dijo lo siguiente: El ser humano habita poéticamente la Tierra. Este pensamiento lo completó luego un pensador francés Edgar Morin: El ser humano habita también prosaicamente la Tierra. Poesía y prosa, además de ser dos géneros literarios, expresan dos modos existencias de ser.

La poesía supone la creación que hace que la persona se sienta tomada por una fuerza mayor que le trae conexiones inusitadas, iluminaciones nuevas, rumbos nuevos. Bajo la fuerza de la creación, la persona canta, sale de la rutina y asume caminos diferentes. Surge entonces el chamán que se esconde en cada persona, esa disposición que nos hace sintonizar con las energías del universo, que capta el púlsar del corazón del otro, de la naturaleza y de Dios mismo. Por esa capacidad se descubren nuevos sentidos de lo real.

Habitar poéticamente la Tierra significa sentirla como algo vivo, evocativo, grandioso y mágico. La Tierra es paisajes, colores, olores, fascinación y misterio. ¿Cómo no extasiarse con la majestad de la selva amazónica, con sus árboles, cual manos tendidas hacia lo alto, con la maraña de sus lianas y enredaderas, con los sutiles matices de sus verdes, rojos y amarillos, con los trinos de las aves y la profusión de sus frutos? ¿cómo no sentirse pequeño, perdido, un bichito insignificante ante su incalculable biodiversidad?.

Habitamos poéticamente el mundo cuando sentimos en la piel el frescor suave de la mañana, cuando padecemos bajo canícula del sol del mediodía, cuando nos serenamos al atardecer, cuando nos invade el misterio de la oscuridad de la noche. Nos estremecemos, vibramos, nos llenamos de ternura y nos extasiamos ante la Tierra en su inagotable vitalidad y belleza y al encontrarnos con la persona amada. Entonces vivimos el modo de ser poético.

Lamentablemente son ciegos y sordos y victimas de la lobotomía del paradigma positivista modernos quienes ven la Tierra simplemente como un laboratorio de elementos fisico-quimicos, como un conglomerado inconexo de cosas yuxtapuestas. No, ella está viva, es Madre y es Pachamama.

También habitamos la Tierra prosaicamente. La prosa recoge la cotidianeidad y el día a día gris, hecho de tensiones familiares y sociales, como los horarios y los deberes profesionales, con discretas alegrías y tristezas disimuladas. Pero los prosaico también esconde valores inestimables. Se descubren tras una larga estancia en un hospital, o cuando regresamos presurosos después de pasar penosos meses fuera de casa. Nada más suave que el sereno discurrir de los horarios y de los quehaceres domésticos y profesionales. Nos da la sensación de una navegación tranquila por el mar de la vida.

Poesía y prosa conviven y se alternan en el tiempo. Tenemos que velar por lo poético y lo prosaico de nuestras vidas, pues ambos se complementan y ambos están amenazados de banalización.

La cultura de masas ha desnaturalizado lo poético. El ocio, que sería el momento de ruptura de lo prosaico, ha sido aprisionado por la cultura del entretenimiento que incita al exceso, al consumo de alcohol, drogas y sexo. Es una vivencia poética, pero domesticada, sin éxtasis; un disfrute sin encantamiento.

Lo prosaico ha sido transformado en simple lucha darwiniana por la supervivencia, extenuando a las personas con trabajos monótonos, sin esperanza de gozar del merecido ocio. Y cuando éste llega, resultan rehenes de quienes han pensado todo por ellas, organizan sus viajes y les fabrican experiencias inolvidables. Y lo consiguen. Pero como todo es artificialmente inducido, el efecto final es un doloroso vacío existencial. Y entonces es cuando les dan antidepresivos.

Saber vivir con levedad lo prosaico y con entusiasmo lo poético, es indicativo de una vida plenamente humana. Plenamente Humana.


domingo, 6 de junio de 2010

¿Cuál es el sentido de hacerse preguntas...?

- Esos objetos… o fórmulas, guardan respuestas a preguntas tan antiguas como el ser humano… respuestas que por fuerza han de existir, porque existimos, porque somos… Una llave del Principio del Ser… quizá una senda que nos acerque a una respuesta.
- ¿No crees que es demasiado pretencioso?... ¿Existe acaso tal cosa?. ¿estamos capacitados para conocer esa respuesta?
- La buscamos. Existen las preguntas, luego debe ser posible que entendamos las respuestas... Si estamos capacitados o no, lo sabremos cuando la tengamos delante.
- Eso será si somos capaces de verla, Gabriel. Tu ego te vuelve a traicionar…. ¿seremos capaces de saber lo que buscamos?... ¿podremos entenderlo?. Tal vez la solución sea más sencilla que las cuestiones que planteamos. A veces pienso que el ser humano se cree tan grande que ha perdido la perspectiva y olvidamos la esencia de las cosas.
- Quizá… puede que tengas razón. De cualquier modo, pienso que si esa pregunta existe, es porque hay una respuesta, y esa respuesta existe porque nosotros podemos entenderla… de lo contrario eso no sería posible, ¿no crees?.
- No niego la posibilidad de que haya una mente afortunada. Pero ¿y luego?.. ¿de qué servirá?... Imagina por un momento, imagina que ya antes haya habido alguien, cualquiera en cualquier tiempo, que haya sido capaz de alcanzar eso que dices, esa iluminación…. Pero la vida, según las reglas que seguimos, no permite que esa respuesta tenga siquiera un hueco donde alojarse… y esa persona probablemente tendría que comerse su secreto, su hallazgo, y por eso seguiremos teniendo una pregunta sin respuesta… seguiremos envueltos en la oscuridad que hace que personas como tú caminen por delante del resto, abriendo camino.
- Una respuesta sin cabida en este mundo, dices?.
- Algo así.
- No cabe sino morir después. Un ser humano sin cabida en este mundo, también.
- Eso mismamente. – concluí yo.
- Eso es de un pesimismo impropio de tí, amigo mío.
- ¿Pesimismo?... ¿Acaso no es eso lo que pasa en el mundo?... ¿No vemos por doquier la anulación de la libertad y la capacidad de expresión?... Incluso voy más allá, quienes propujnan la libertad de expresión y la creatividad.... ¿de qué libertad hablan? escriben sobre papel pautado, nada nuevo. Creo que fue Henry Miller quien dijo "Muéstrame un hombre, un sólo hombre que sea capaz de decir toda la verdad, y no diré que no sea grande, pero sí que no tendrá un metro cuadrado donde poner los pies". ... Estamos ávidos de líderes, pero dame un líder que haga lo que yo quiero.
- Pero yo pienso que hay un momento en que todo puede y debe cambiar. Esa idea, esa convicción me mantiene en pie y firme en mi trabajo.
- Y es algo loable Gabriel, sabes que admiro lo que haces.
- Deja que te muestre algo...

(continuará...)

jueves, 3 de junio de 2010

Hoy me han contado algo... fascinante

Extraño, increíble, maravilloso, fantástico. Y yo embobada como una quinceañera; que en el fondo es lo que sigo siendo, a quién pretendo engañar.

Solfeggio.

La sola palabra es encantadora, no?. Y ¿qué es el Solfeggio?. Un prodigio de la naturaleza, un descubrimiento asombroso, una herramienta mágica, una llave del Principio... Un secreto bien guardado.

Estaba con Fini y Bego. Suelo pasar a visitarlas una vez a la semana al menos. Entrar ya en el jardín es un ejercicio de relajación y paz. Desde fuera huele a incienso y se oye el sonido de la música de fondo. La puerta está abierta. No hay nadie en la tienda, aparentemente, como siempre. Llamo, pregunto y la voz de Bego contesta: “¡hasta el fondo!”. Están en el despacho, escribiendo, o dibujando, o leyendo, o enredando en el ordenador. Zurtz, el perro, negro como el carbón, sale a recibirme meneando su cola.

Como ocurre habitualmente con ellas, no sé cómo llegamos a tocar el tema, pero éste surge y me dejo llevar. Son tantas las cosas que saben y cuentan que es imposible marcharse de allí sin una pregunta al menos en la cabeza. Hoy me han hablado del Solfeggio.

Al parecer fue un tipo de – a ver si lo digo bien – sonido, de vibración sonora aplicada a la música, que con sus frecuencias particulares obtenía unos resultados asombrosos tanto en el comportamiento de las personas, como en su naturaleza, salud o espíritu.

¿Ciencia Ficción?. No lo sé, el caso es que me ha dado tema para tomar notas porque, además, tiene alguna relación (o hacen que la tenga) – oh, sorpresa – con las secuencias de Fibonacci, y la Geometría Sagrada, temas que de una u otra manera, estoy tocando y aprendiendo últimamente. Todo se relaciona. ¿Por qué me sorprendo?...

Según parece, fue entre los siglos IX y XIII que esas frecuencias especiales fueron aplicadas a la música de entonces, que era, como es de suponer, música sacra en su mayoría. Los cantos gregorianos, por ejemplo, adaptaron estas vibraciones, y se dice que con ello conseguían sanaciones en quien escuchaba...

Pero algo más curioso aún, si cabe, es que una de esas frecuencias, la que tiene que ver con la letra MI , es de 528 Hz, y es la misma que la frecuencia que repara el ADN dañado. No me preguntes cómo es eso; es sólo una de las virtudes que tiene esa música.

Claro que, llegó la Iglesia, de nuevo, y dijo que de eso nada. Que a ver quién necesitaba gente sanando sola y elevando tanto el espíritu... no fuera que las gentes se “elevaran” tanto que se les escaparan de las manos.

Ahora bien:

Hay quien defiende y demuestra matemáticamente, que todo esto es mentira; que las frecuencias no coinciden con las notas musicales. Otros dicen que es puro embuste para embaucar inocentes. Hay quien sostiene que son vibraciones especialmente creadas para manipular la mente de las personas y que pueden incluso crear algún trastorno psicológico. Qué sé yo... ¿cuál es la verdad?. ¿Que desde tiempo inmemorial han intentado arrebatarnos todas las maravillas de la vida para mantenernos controlados?. ¿Que existen modernos hechiceros con complejo de Merlín?

Sea como fuere, mi imaginación no podía evitar “escuchar” los acordes de una bonita novela...

Abrazos.

sábado, 29 de mayo de 2010

De religiones va la historia

Leía el otro día acerca de un dato curioso que a mí al menos, se me había pasado por alto. Y es que, en la Iglesia primitiva, en los comienzos de la era cristiana, no había templos. Las iglesias no existían. Para los antiguos cristianos, cada ser humano era el templo particular en el que se adoraba a Dios. A lo sumo, los creyentes se reunían en casas y no necesitaban de lugares supuestamente sagrados donde venerar a su dios. Pero esto cambió a partir del siglo IV, con el Concilio de (y cito) Laodicea del 360 al 370. Se prohibieron las reuniones domésticas y se comenzaron a levantar lugares de culto.

Otro dato curioso es que Jesús durante su vida, no mandó construir ningún templo. Aunque parezca algo tan evidente, francamente no me había parado a pensar en ello. Porque es cierto que Jesús fue un profeta nómada, itinerante, y propagaba su palabra en cualquier sitio donde quisieran escucharle. Porque sabía que sus palabras y su doctrina sólo perdurarían en la mente y el corazón de las personas, y era allí donde él quería llegar.

Pero el corazón de las personas es sensible también a otras doctrinas, como son el poder y el dinero. Y la Iglesia, que no está formada sino por personas, comezó a saborear las "mieles" del éxito de su empresa, por lo que dio comienzo a la construcción de iglesias, basílicas y demás lugares sagrados con la intención de guardar en ellos a su dios y a Jesús, y mantener de ese modo al rebaño bien controlado. Hasta tal punto fue así que si nos paramos a pensar hoy en día, seguimos creyendo que la Iglesia es un lugar sagrado que no se puede profanar, porque en ella vive Dios... ¿Vive dios realmente en cada una de las iglesias que visitamos?. ¿no notas ese miedo a pensar lo contrario, a creer que haces algo malo contradiciendo lo establecido?... sólo prueba y verás.

Total, que así, quedaba por encontrar la manera de que el éxito no menguara, por lo que fue Constantino, al parecer, quien dio a dichos templos e iglesias la concesión de recibir herencias y legados. Todos sabemos lo que eso ha significado con el tiempo: el enriquecimiento de la Iglesia y sus acólitos.

No es que tenga yo nada que reprochar, allá cada cual con sus debilidades, pero sí que desde mi postura cristiana y católica por nacimiento y tradición, echo en falta hoy en día, aquel fervor y aquella fe que dio tanta fuerza al cristianismo incipiente, cuando en lo que se creía era en Dios y en el poder del ser humano, no sólo en los favores recibidos... Aquello debía darles mucha fuerza y confianza. Algo que a mi modo de ver, estamos a todas luces perdiendo.

Cuento todo esto, porque no puedo evitar comparar el cristianismo, donde todo es oscuridad, misterio, mentira, pecado, perdón... con el budismo. El budismo comenzó antes que el cristianismo, es más antiguo y en cambio guarda menos secretos y misterios. Sabemos quién fue Siddartha, qué hizo antes durate y después. Cómo y cuándo murió y cómo se ha propagado su enseñanza, sin variar apenas, hasta nuestros días. Pero, entre otras muchas diferencias... ¿qué sabemos de Jesús?... ¿qué nos han contado? ¿qué y cuánto han cambiado?... repito, ¿qué sabemos de Jesús?. ¡Si hasta la risa le han quitado!. ¿Es posible que un hombre inteligente, joven, sabio... no hiciera bromas y se carcajeara nunca?. No lo creo, pero parece que quienes han tenido en su mano contar la Historia como les apetecía, les pareció conveniente mostrarnos un ser humano grave y preocupado.

En fin... no me extiendo más porque sinceramente, no estoy sino exponiendo algunas de las ideas y dudas que me surgen a borbotones, no soy entendida en este tema. Es sólo que a veces me hago preguntas...

Eso por hoy... Buen fin de semana.

domingo, 23 de mayo de 2010

... Y los bloggeros moriremos en la hoguera

Eso es lo que piensa un viejo amigo.

Por él, por la época en la que nos conocimos, por los recuerdos, por la edad que ya no tendremos, por los amigos que compartimos, por las fiestas que pasamos, por su risa, por su vida ahora y por la mía y todo lo que de un modo u otro aún queremos vivir.

Me he encontrado a Iñigo con su mujer y su hijo, mientras contemplaba el atardecer de este día tan caluroso. Ha sido un encuentro agradable; retazos de su vida ahora en Senegal donde está destinado por cuestiones de trabajo, unas palabras de los amigos, cómo está la vida, qué hacemos y qué no hacemos...

Esta es una de las fotos que he sacado y se la dedico a él.

jueves, 20 de mayo de 2010

Huele a café

El olor a café
Nuestras palabras
Su sonrisa
El silencio de sus fotos
La paz de su mente
El suspiro de la espera
Ese pájaro que viene a saludarnos todos los días
La posibilidad de que sea posible
Y el encuentro con la respuesta… aunque sea un solo segundo.
Quiero saberlo todo. Pero soy demasiado miedosa,
¿cómo podría entonces?

martes, 18 de mayo de 2010

Julio Cortázar

El gran Julio Cortázar.

Siempre me ha gustado Julio Cortázar y la verdad es que no he leido mucho de él. Conozco algún cuento y algunas palabras y también alguna parte de su vida. Una de esas vidas que apetece guardarse en el bolsillo para, cuando hay necesidad de ciertas sensaciones, sacarla un poquito y cuidar que el viento no se la lleve.

Pues hoy he descubierto un relato corto suyo, una joyita que me ha hecho sonreir. Se titula "Instrucciones para subir una escalera". Sólo el título ya invita...

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

lunes, 10 de mayo de 2010

con la ventana entreabierta

Íba a escribir un párrafo de Allan Poe, sobre uno de los cuentos que estoy leyendo ahora, esos cuentos terroríficos que tan magistralmente sabía desgranar (es el maestro del cuento de terror) y llevarnos poco a poco hacia la cúspide de un final dramático y misterioso.

Pero, mira por dónde, no puedo evitar dejarme llevar por las palabras que se oyen desde mi terraza... es ella de nuevo, que cuenta:

- ... Y ahora recuerdo que una vez escribí a una editorial para que publicaran mi cuento.
- ¿en serio? y ¿qué te dijeron? ¿lo publicaron?.
- No, por supuesto. Era malísimo.
- Venga, no sería tan malo.
- Sí, en serio que lo era... "Los árboles negros" se titulaba. ¡Hasta lo registré en el Registro general de Autores!... jajaja... dios, qué cosas he hecho.
- ¿Y de qué trataba?
- Pues...si te digo la verdad, no lo recuerdo muy bien. Algo que ver con una mujer que buscaba un camino y sentía la influencia de su abuela, que fue una especie de bruja. Va de aquí para allá, conoce gente que le va enseñando hasta que OH SUERTE encuentra al hombre de su vida que busca lo mismo que ella. Imagínate!
- Una historia romántica, no te va nada. ¿Y el título? ¿a qué veniía?... nunca he visto árboles negros.
- Sí, ¡Los hay! en serio. Árboles altos y fuertes de tronco oscuro como el carbón. Preciosos árboles, o quizá me lo parecieron a mi entonces porque estaba locamente enamorada. Los ví en Argentina, hace muchos años. Visitábamos un valle cerca de la Cordillera Blanca de los Andes. Tengo, en alguna parte, unas fotos preciosas de aquel día y aquel paseo. Allí se me ocurrió el cuento.
- ¿aún lo tienes?.
- Sí... lo volví a ver un día revolviendo entre papeles y cuadernos antiguos. Da risa leerlo. Y ¿sabes que me dijeron desde la Editorial?
- Cuenta
- Pues una mujer, muy amable y educada, me mandó a freir espárragos de la manera más sutil. Venía a decir algo como "y usted de un plumazo consigue hacer desaparecer el transcurso natural de los días y hacer que la protagonista goce de una sabiduría que sólo la da el tiempo". Y luego se despedía diciéndome que fuera poco a poco y que quizá en el transcurso de nuestra vida, volviéramos a encontrarnos.
- Bueno, no le faltaba razón, no?.
- Tenía toda la razón... sólo el tiempo te da lo que necesitas. Pero ya sabes cómo somos cuando somos jóvenes, lo queremos todo para ya.
- Por eso se vive con mayor intensidad esa época.
- Sí.. .es verdad. Aquella época fue muy intensa, como pocas.
- Hmm.. pues cuéntame, tengo toda la tarde para tí. Voy a poner café, ¿te apetece?
..........
...........

viernes, 7 de mayo de 2010

Hoy encuentro esto

Vuelvo a visitar mis apuntes, esos que guardan pequeños tesoros que el tiempo parece hacer aún más grandes. Tengo unos minutos antes de marchar. Y encuentro esto:

"En esa luz y ese silencio, años de furor y de noche se deshacían lentamente. Escuchaba dentro de mi un sonido casi olvidado, como si mi corazón, parado desde hacía mucho tiempo, se pusiera de nuevo a latir suavemente. Y ahora, despierto, reconocía uno a uno los imperceptibles ruidos de los que estaba hecho el silencio: el bajo continuo de los pájaros, los suspiros ligeros y breves del mar al pie del monte, la vibración de los árboles, el canto ciego de las columnas, el roce de los ajenjos, las lagartijas furtivas. Eso oía, y escuchaba así mismo las oleadas de felicidad que subían dentro de mí."
_________

martes, 4 de mayo de 2010

Mis experimentos

Siempre he pensado que la cocina y elaborar ricos platos, es un poco como una alquimia.

Ya sabes que me encanta cocinar, y no lo hago mal, para qué decir lo contrario, claro que en el campo de la repostería... algo falla... no acabo de cogerle el truco.

A saber dónde está el secreto.

Como muestra un botón. Ayer por la noche me apetecía mucho hacer unas magdalenas hmmm con un poco de canela y trocitos de manzana. Total... que todo iba bien hasta que empezó a ir mal... y éste fue el resultado. Parece que les han salido patas!

Eso sí... ricas están riquísimas!




jueves, 29 de abril de 2010

Hoy he visto

- Hoy he visto un hombre hermoso
- Afortunada tú! ... y ¿dónde lo has visto?
- Donde siempre veo a esa clase de hombres... en un mundo paralelo que no puedo tocar ni hacer mío. De repente aparecen, están ahí, los adoro un momento, y después se van.
- Vaya... y ¿qué hacía?
- Estaba leyendo un libro.
- Y tú lo mirabas.
- Continuamente. Sólo le veía de perfil, pero su rostro era tan delicado y viril a la vez. Han pasado los minutos sin darme cuenta.
- Mejor así. Esa clase de sentimientos sólo se disfrutan cuando son fugaces.
- Eso me recuerda a una frase que leí hace tiempo: “sólo cabe disfrutar de lo pasajero cuando estalla”, decía.
- Así es!.
- Bueno... pero imagínate que se demora un poquito... que te ve y se acerca y te susurra algo al oído... que le miras y tiene una sonrisa en los labios. Que puedes hacerle tuyo un momento!
- Después sería terrible!. Habrías acariciado el cielo para caer de un plumazo. Ni hablar. Hazme caso, es mejor así.
- Bueno, en cualquier caso se fue. Hoy he visto un hombre hermoso.
- Afortunada tú!

miércoles, 28 de abril de 2010

Se me olvidó titularlo !... pues así queda.

Hace tanto calor que tengo que bajar el toldo para crear algo de sombra; con la puerta entreabierta entra al menos una suave brisa. El ritmo a estas horas de la tarde se ralentiza en la calle, apenas unos coches... un niño gritando en algún balcón... los pájaros que van y vienen; algunas voces que se cuentan... y yo aquí delante del ordenador, aprovechando los pocos minutos que me quedan antes de continuar la jornada.

Y las oigo de nuevo:

- ¿Alguna vez has dormido bajo las estrellas?
- Hm... no lo recuerdo... sí recuerdo en cambio algunos momentos bajo las estrellas.
- Bueno, no hace falta que seas muy explícita.
- Oh no, jaja... no te preocupes, no pensaba en algo escandaloso ni nada por el estilo. Pensaba en una noche que una amiga y yo cogimos una colcha de la cama y subimos a un pequeño monte, junto a una ermita, donde nos tumbamos a ver la lluvia de estrellas. Era verano y hacíamos el Camino de Santiago.
- Suena bien.
- Sí. Fue una bonita experiencia. Realmente no es que yo hiciera el Camino, sólo la acompañé durante unos días. Fue divertido porque algunas etapas decidimos hacerlas a dedo.. la gente se reía. Flipaban con nostras "menudo morro" nos decían cuando nos cogía algún coche... jaja...
- Claro, así también lo hago yo!
- Normal. Pero entonces era sólo cuestión de divertirse. Aquella etapa estábamos en Burgos y nos desviamos hacia Atapuerca porque queríamos ver las cuevas y el yacimiento arqueológico.
- Un sitio precioso y muy interesante, ¿verdad?
- Absolutamente. Fue genial. El sitio, la historia, el día completo... genial. Y como te digo, aquella noche había lluvia de estrellas así que decidímos salir y tumbarnos en la hierba. Estuvimos más de una hora viendo el espectáculo... una estrella tras otra, pasaban en un abrir y cerrar de ojos, otras se demoraban más... tantas estrellas allí arriba... ni te imaginas a no ser que lo hayas visto. Y todo eso acompañadas por el silencio, la paz que nos rodeaba... y aquel espectáculo. Impagable.
- Dormiste de maravila aquella noche.
- Sí... Bendita paz. Déjame decirte una cosa: No hay nada como estar en paz con una misma y con el mundo, ¿no crees?.
- Amén!

martes, 27 de abril de 2010

Trascender viejas limitaciones....

Ha sido un pequeño momento de éxtasis, bajo el sol, en mi terraza rodeada de ese maravilloso “jardín” que surge cada año por estas fechas entre jardineras, tiestos y adornos... La rosa grande ya ha brotado y deja ver sus hermosos pétalos rosáceos a pleno sol. Otras le van a la zaga... Y las agradecidas margaritas, blancas en su esplendor, llenas de fuerza y alegría... un gusto dejarse mecer por la brisa en mi balcón... Y a cuenta de esto, decía yo que se ha iniciado un diálogo secreto del que he podido captar algo como esto:

- Aprovéchate... este cuerpo, este ser está ahí para ser todo lo que quiera. Puedes ser todo lo que desees.... sólo tienes que decidirlo y creértelo. La vida es tuya. En ti cabe toda la sabiduría del mundo.
- ... Si fuera así sería tan vieja como el mundo.
- Quizá lo seas...
- Sólo quizá.... A veces lo he pensado... Mira, tuve un amante al que una vez le dije que yo tenía unos 150.000 años.
- ¡¿En serio?! Y ¿por qué?
- Porque recuerdo que me gustaba mirar la luna – aún me gusta – y pensar que sigue igual que hace miles de años... millones de años. Y que es testigo de nuestra evolución...
- ¿Y?...
- Que una vez hubo una primera mujer, hace 150.000 años, que también la miró, probablemente allí lejos en Africa. Y esa luna que yo miraba era la misma que ella miraba... seguramente haciéndose muchas preguntas. Como yo me las hacía y me las hago...
- Sentías que tenías algo en común con ella...
- Así es.... una primera mujer que apenas empezaba a ser homo-sapiens, y que me transmitía toda su fuerza y coraje desde allá lejos en el tiempo.
- ... ¿y qué decía tu amante de eso?.
- Jaja... era gracioso... él era inglés, un poco dandy, un tío con clase... para algunas cosas. Y.. jaja... me decía “oh no, Ira, you don´t really think that, do you?”... estaba espantado… jaja.
- Jaja.. me lo imagino. Los hombres y su poca imaginación.
- Sí... nunca más se lo dije a nadie.
- Tampoco lo hubieran entendido.
- Seguro.
- ¿sabes una cosa?
- ¿Qué?
- Que es un placer saberse dueña de una misma.... Es algo que todas las mujeres deberíamos sentir a lo largo de la vida. Trascender viejas limitaciones y ...
- ... y expresarnos libre y creativamente... sí.

lunes, 26 de abril de 2010

Más imágenes

De nuevo Marruecos... no pido perdón; aún lo estoy disfrutando.

Recuerdo a una mujer, que hace ya tiempo me decía: "Yo disfruto mucho los viajes; los disfruto mientras los preparo, los difruto cuando los vivo, y los disfruto después, cuando los cuento".

Pues algo así me está sucediendo a mí con el viaje a Marruecos... andaba yo sedienta de estas historias... se nota, ¿no?.



jueves, 22 de abril de 2010

Por fin.... alguna foto



Y es que mi cámara de fotos no quiso funcionar en el viaje a Marruecos. No hubo forma. Por lo que tuve que "tirar" de la cámara de mis compañeras de viaje. Y hoy he recibido alguna imagen que vale la pena, aunque aún quedan muchas.

Como muestra un botón. Ésta que os muestro es la de nuestro primer timo de pardillas. Primer día. Plaza Djemm El-Fná (creo). Apenas unas horas después de aterrizar en esa ciudad del color de la arena que es Marrakech. Mujeres por doquier se acercan (nos han visto que tenemos cara de despiste) para proponernos pintarnos las manos con Henna. Conseguimos esquivar a algunas, pero finalmente, los ojos moros de esta bella marroquí capturaron nuestra atención y con ella nuestras manos. Su sonrisa, aunque oculta, quedaba reflejada en aquellos hermosos ojos que no paraban de sonreir con cierta malicia. Finalmente, como justa recompensa a tan laborioso trabajo de cinco minutos, nos pide 120 euros!!.. "no guapa no".. que tan tontas no somos... por pintarnos unas rayitas en la mano... Vamos hombre, que no. Risas... Bueno, nos lo deja en 100 Dirhams... vale, un chollo no?... Sacamos el billete de 100 y la guapa mora se da la vuelta con una sonrisa bajo el velo y unos ojos triunfantes. Nosotras contentas con nuestras pinturas.

Luego diría María que hicimos bien, que no nos arrepintiéramos porque ese dinero serviría para dar de comer a sus hijos.

Bueno, sirve de cierto alivio.

El caso es que después nos enteramos que por dibujos a la Henna mucho más elaborados y grandes, nos cobraban diez o veinte dirhams....

En fin. Todo fuera por aquellas criaturas de dios...

martes, 20 de abril de 2010

Primavera primavera

Lo prometido es deuda.

Tenía que haberle rendido homenaje antes, pero entre unas cosas y otras... A ver si puedo subir estas imágenes en vídeo... es una primera prueba y no quería hacerlo demasiado largo.

lunes, 19 de abril de 2010

Copio y pego

Ahora que ha llegado la primavera, encuentro un relato que escribí en pleno invierno. Uno de esos días plomizos en donde las ideas se empapan también del color gris del cielo.

Copio y pego.

y prometo que mañana subo unas fotos preciosas de la primavera, que está por todas partes, es una maravilla!.

" A mi lado una señora mayor murmura durante el viaje. Es como si fuera rezando en voz muy baja. Las estaciones se suceden. Miro por la ventana y en el invernadero donde venden flores y macetas, veo a los dos patos en el embalse de agua; los veo ahí todos los días, supongo que el invierno aquí les resulta, a pesar de todo, más benigno que en el norte de Europa.
Mientras la señora reza a mi lado, frente a nosotras un poco más adelante, un hombre y una mujer que podrían ser un matrimonio, hablan en voz alta. Parecen discutir o al menos tener opiniones diferentes con respecto a algo. Ella tiene un rostro sin luz, ojeras y hoy no se ha peinado. Suspira en los silencios. Él parece un poco sordo, quizá por eso gritan.
Llueve, no para de llover. Llueve dentro, llueve fuera. Esta persistente lluvia nos envuelve como una capa húmeda que se pega a la piel
Ella le dice “vamos”. Bajan del tren. La señora a mi lado no para de murmurar. Si está rezando me alegro de que alguien rece, y espero que Dios la escuche. También puede ser que no rece, sino que va relatando a alguien que no veo, aquello que yo misma voy viendo.
La dejo sola cuando me bajo en la siguiente estación. Aunque ahora que lo pienso, también estaba sola cuando yo estaba sentada junto a ella. Y la señora con el rostro apagado y el marido sordo, creo que también estaba sola aunque él fuera con ella. Es esa soledad que llevamos encima cuando la capa húmeda de la lluvia no se despega de nuestro cuerpo… o será que ya estoy delirando porque un goteo constante ha horadado mi cerebro?.... Ah... esta lluvia."

________